Lamia

Barcelona, 1943.
El asesino más sanguinario que ha visto la ciudad anda suelto. Mauricio “Herr Doktor”, detective privado poco convencional, aparcará su agenda para dar caza al criminal. Por ahora, sus clientes deberán esperar, entre ellos, Laia.
Laia tiene 32 años y, pese a ser huérfana, ahora tiene todo lo que siempre ha deseado: un esposo que la quiere, un bebé en camino y un buen trabajo donde escribe para el programa radiofónico de más éxito: “El consultorio de Elena Bosch”.
Laia es feliz… pero la vida de Laia es una mentira.

Impresión:

«Lamia» ha sido el regalo del último «Amigo invisible» (evento que celebro en navidades con el grupo de amigos de mi ciudad). Cuando lo abrí y leí la contraportada pensé que tenía buena pinta y, ahora ya leído, puedo confirmarlo.

Rayco Pulido nos avisa, ya en las primeras páginas, que lo que vamos a leer y a ver es una farsa contada en dieciocho actos. Aun así, el lector en ningún momento se sentirá engañado ni estafado, puesto que absolutamente todo lo que nos muestra en sus viñetas tiene coherencia. Todo está en el lugar que le corresponde y hay un detalle sobre Laia que el resto de personajes desconocen pero los lectores lo sabemos desde el mismo principio de la historia.

En algunos detalles me pareció algo previsible, sin que eso suponga menos calidad. Para mí, lo más importante es cómo me cuentan la historia y aquí me ha gustado mucho. Incluso los crímenes tienen fuerza siendo el cómic en blanco y negro.

El resto de personajes son un poco… rancios, digamos. Supongo que muy de la época. Donde importaban más las apariencias, el «qué dirán» y la hipocresía como el pan de cada día. Por eso creo que me gustó tanto Laia, porque es una mujer que se aparta un poco de ese ambiente — y algunos consejos dados en las cartas que contesta a los oyentes son geniales—. Una mujer que hace frente a las adversidades sin despeinarse y sin un ápice de debilidad. Algunos de sus actos son cuestionables pero no es mala persona. Al conocer su experiencia es posible empatizar un poco con ella.

Y ya no cuento más para no fastidiar la historia. Me ha gustado mucho y me ha parecido un buen cómic de género negro. Cortito pero completo. No hay nada que quede en el aire.

Puntuación: 7/10

Guardar

Moby Dick

Ismael, un maestro de escuela, se alista en un barco ballenero, el Pequod, junto a un arponero pagano llamado Queequeg. El navío está mandado por el capitán Ahab, un hombre que ha perdido una pierna en su enfrentamiento con una ballena denominada Moby Dick. Aunque la travesía parece amoldarse a los patrones habituales. Ismael se percata pronto de que el capitán del Pequod tiene un comportamiento peculiar.
Ahab es un marino competente pero su principal interés no es la captura de cetáceos, sino la venganza contra el animal que lo mutiló. Los oráculos siniestros van añadiendo a las singladuras un tinte tenebroso que llega a su clímax con el avistamiento de la ansiada ballena.

Impresión:

 

(…) Estoy releyendo Moby Dick (…) boquiabierta y abrumada por las referencias bíblicas y shakespearianas, por la recreación luctuosa, fragante, de la grasa de la ballena, del ámbar gris, por la maravilla, el milagro del Leviatán gigantesco y estruendoso. Uno de mis pocos deseos: navegar en un ballenero (…) y asistir al proceso de convertir al monstruo en luz y calor. (…)

Lunes, 14 de abril de 1958
Diarios completos, Sylvia Plath.

Entre esa cita, una viñeta en Náufragos y un par de detalles más que se sucedieron todos seguidos, no pude ignorar más al destino. Debía leer de una vez por todas esta novela que llevaba tanto tiempo en mi lista de pendientes (en parte porque le tenía un enorme respeto). Había escuchado que es uno de esos clásicos que muchos son incapaces de acabar. Después de haberlo leído puedo decir que lo entiendo pero no por los motivos que pensaba.

Antes de entrar en faena advierto que no voy a enrollarme con todas sus posibles interpretaciones, ni simbolismos, ni a analizarlo en profundidad. Seguro que hay miles de webs donde encontrar este tipo de información (o incluso pequeños ensayos) mejor explicada y expuesta de lo que podría hacerlo yo. Me limitaré a dar mi humilde opinión de la narración.

Como decía, le tenía respeto. Creía que a la gente le costaba su lectura porque era una narración lenta, densa y con muchas descripciones. Algo que a mí no me molesta ni me desmotiva. Suelo disfurtar de esas características. Esto, sumado a un argumento interesante, fueron los culpables de que me lanzase con ganas y decidida.

(…) Todo lo que más enloquece y atormenta, todo lo que remueve la hez de las cosas, toda la verdad que contiene malicia, todo lo que resquebraja los nervios y endurece el cerebro, todos los sutiles demonismos de vida y pensamiento, todos los males, para el demente Ahab, estaban personificados visiblemente, y se podían alcanzar prácticamente en Moby Dick. Sobre la blanca joroba de la ballena amontonaba la suma universal del odio y la cólera que había sentido toda su raza desde Adán para acá, y luego, como si su pecho fuera un mortero, le disparaba encima la ardiente granada de su corazón.

A las pocas páginas intuí que, quizá, lo que le echaba para atrás a muchos lectores no era ese ritmo pausado y denso… no, más bien toda la información náutica que despliega Melville. No solo náutica, también nos da clases de cetología, como en un capítulo en donde se explaya gustosamente unas 15 páginas seguidas. Luego parece que se calma un poco y va salpicando con datos aquí y allá a lo largo de las casi 700 páginas de la novela. A mí todo esto no me desagradó ni me hizo querer abandonar pero en varias ocasiones me sacó de la historia porque me daba la sensación de que era la voz de Melville y no la de Ismael. En demasiados momentos me dio la impresión de que era un ensayo náutico, un informe o simplemente una forma de alardear de dichos conocimientos y la historia en sí, Ahab, Ismael y el Pequod no eran más que una excusa para hacerlo más ameno.

Sí, en algunos momentos se me hizo un poco cuesta arriba y un peñazo. Me gusta el mar, me gustan este tipo de historias pero… hay demasiados datos, demasiada información técnica que, imagino, solo disfrutará al 100% alguien muy apasionado del tema.

Hay muchas alusiones bíblicas y menciones a otros autores admirados por Melville. Incluso algún dato sobre personajes históricos. Este tipo de cosas también me daban la impresión, como decía antes, de que en «Moby Dick» hay dos partes entremezcladas, una narrada por Ismael y otra por Melville.

Con todo esto quiero decir que aunque tiene unos cuantos «peros» me ha gustado bastante. Todo lo que es la historia en sí, la ficción, donde aparecen Ahab y el resto de tripulantes, está muy bien. No es una novela donde se profundice demasiado en cada personaje, ni siquiera lo hace demasiado en quien nos cuenta lo sucedido (Ismael), pero sí se intuye bastante bien cómo es Ahab. Me tienta explayarme sobre las interpretaciones que han hecho en algunos estudios sobre a quién representa el capitán del Pequod pero tampoco soy una experta.

(…) Dios te ayude, viejo; tus pensamientos han creado en ti una criatura; y cuando alguien se hace un Prometeo con su intenso pensar, un buitre se alimenta de su corazón para siempre, y ese buitre es la propia criatura que él crea.

En resumen: me ha gustado, he disfrutado más de lo esperado aunque no se lo recomendaría a cualquiera. Es un libro que hay que cogerlo con muchas ganas, mentalizándose de que contiene algo más que una historia en alta mar y leerlo en una época en la que se disponga de tiempo porque aunque los capítulos son cortos, si te ves obligado a parar en uno de tantos en los que se enreda con tecnicismos y demás, puede desmotivar para seguir en otra ocasión. Es una obra compleja, con algún ligero toque de ironía y para leer sin prisas.

Puntuación: 7/10

Guardar

Guardar

Guardar

Aprender o estancarse

Al fin y al cabo, al principio estaba el hombre que sabía fabricar herramientas de piedra, y entonces apareció el hombre que trabajaba el bronce, así que el primero tuvo que elegir entre aprender a crear bronce también o cambiar de profesión por completo. Y el hombre que sabía trabajar el bronce se quedó luego sin empleo por culpa del que sabía trabajar el hierro. Y justo cuando este se felicitaba por ser tan listo, llegó el hombre que sabía fabricar acero. Es una especie de baile, en el que nadie se atreve a parar porque el que pare se queda atrás. Pero ¿no es como funciona el mundo, en pocas palabras?

A todo vapor, Terry Pratchett

Náufragos

naufragosDos sitios y dos épocas diferentes: el Madrid de los ochenta, en plena ebullición, y la Barcelona de diez años más tarde, una ciudad igualmente vibrante. Náufragos recrea la relación entre Alejandra y Julio en este espacio urbano y poético donde se entrelazan los sueños, el amor y la incertidumbre. En él compartirán experiencias y reflexiones, pero las circunstancias laborales y familiares los irán separando, pese al empeño de ambos por negar la evidencia de que sus vidas ya han tomado rumbos diferentes.

 

Impresión:

Esta novela gráfica fue un auto-regalo de las pasadas navidades. Sabía de su existencia desde hacía tiempo y me llamaba la atención pero no me animé al 100% hasta que vi una reseña muy positiva del librero de la tienda de cómics que frecuento.
Solo sabía que estaba narrada en dos tiempos y ciudades. Madrid 1981 y Barcelona 1991. La sinopsis la he leído entera por primera vez cuando la he copiado aquí, así que realmente no sabía lo que me iba a encontrar.

Y lo que me he encontrado me ha gustado mucho. Sobre todo las viñetas tan bien cuidadas y con tanto detalle, tanto en primer como en segundo plano (algo que me encanta porque siempre presto atención a lo que, supuestamente, está al fondo pasando desapercibido). También me han gustado las referencias musicales, los libros mostrados y mencionados, ver dibujado El Puente de Toledo por el que he paseado en diciembre, un cuadro de Goya y pensar lo mismo que la protagonista, … Demasiadas cosas, es mejor que cada uno las vaya descubriendo por sí mismo.

La palabra que más leo/escucho sobre esta obra de Laura Pérez y Pablo Monforte es: nostalgia. Y sí, creo que puede sumir en ese estado fácilmente aunque depende de cada persona, de sus vivencias o de su empatía.

Con este tipo de historias siempre temo el final. Sorprendentemente, con esta no tuve “miedo” en ningún momento. No sé si porque confiaba en los autores o porque la leí de una sentada y la mente no tuvo tiempo de ponerse a dar vueltas jajaja. Estoy contenta con el final y con la historia en general. Queda más que recomendada.

 

Al menos no eres conformista. Yo sí. Te aseguro que es triste transformarse en ese tipo de persona a la que ya no afectan las decepciones.

 

Puntuación: 7/10

Guardar

Hitler y el nacimiento del partido nazi 1919-1939 (El joven Hitler IV)

hitler4Conocerás cómo nació el partido nazi y de qué forma Hitler tomó el control del mismo.
Conocerás sus planes para conquistar Latinoamérica.
Conocerás en qué forma ascendió al poder y cómo hizo frente a sus demonios.
Serás testigo del final de esa historia, la de los demonios de la mente.
Sabrás más de la extraña relación de Hitler y Freud.

Y conocerás a Otto Weilern, protagonista junto a Adolf de la saga de la Segunda Guerra Mundial, que continúa con los hechos narrados en estos libros, alcanzando hasta el final de la contienda.

Impresión:

Última parte de la saga «El joven Hitler» escrita por Javier Cosnava. Llevaba con ella en el kindle desde el verano pasado porque, aunque no son novelas muy largas, quería leerla cuando el cuerpo me lo pidiese. Y me la pidió hace un par de tardes.

Sigue la estela de las anteriores, mezclando realidad y ficción. Aunque quizá esta es la que menos ficción contiene. Como dice su autor en su nota de Licencias literarias: «Muchas veces descubrí que no necesitaba inventarme nada porque de verdad había pasado algo igual o más increíble que mis propias elucubraciones».

Esta etapa de la vida de Adolf Hitler es de las más conocidas y quizá no sorprenda tanto y no haya las mismas ganas de ir al final para ver qué es real y qué invención del escritor pero sigue siendo entretenida y está muy bien cómo cambia algunos hechos para que coincidan y así hacerla más interesante.

Aunque a mí lo que más me ha gustado no ha sido ver la evolución de Hitler, sino conocer a Paul Orgozow. Un asesino en serie. No sabía de su existencia y me ha fascinado su historia. Se dedicaba a atacar a determinados tipos de mujeres y era un tanto chapucero. Sus escenas son las que leí con más interés (como ya digo, estos 20 años de Hitler son bastante conocidos por todos).

(…) La forma en que Paul pensaba de las mujeres es la forma en que los nazis pensaban de las otras razas.

Bueno, en realidad no es el último libro. «La Segunda Guerra Mundial, 1939» lleva el mismo subtítulo y, por lo que he visto, sirve de conexión con la tocho-novela del mismo título. La cual algún día también leeré.

Puntuación: 6/10

Guardar

Proveedores de almas

proveedoresdealmasLa vida de un apacible pueblo agrícola de Indiana se ve sacudida violentamente por un trágico acontecimiento que alterará la convivencia de sus habitantes. La muerte de dos personas en el atraco al banco de la ciudad deja al Sheriff Atkinson una herida que no puede cicatrizar. Señalado por sus vecinos, emprenderá un viaje al pasado para liberar sus demonios y redimirse ante su pueblo. En su camino surgirán dudas que le harán tambalearse entre dos mundos: el nuestro, y el del más allá.

 


Impresión: 

Hay historias que, antes de leerlas, intuyes que no vas a congeniar del todo pero aun así decides darle una oportunidad porque en el argumento hay algo que ha llamado tu atención y porque, de vez en cuando, hay que salir de tu zona de confort. Y es lo que he hecho con «Proveedores de almas», la primera novela que leo de Óscar Brizuela Bello.

Lo que me echaba un poco para atrás era el tema de los fantasmas. Hace tiempo los dejé un poco aparcados porque, salvo excepciones, suelen aburrirme. Lo que me animó a leerla fue ese ambientillo a thriller que desprende la sinopsis.

La historia empieza bien. Me ha gustado sobre todo la crítica social. El reflejo de una parte de la sociedad hipócrita, esa en la que te bajan rápido del pedestal al que te han subido tiempo antes y todo por un simple error. O, más bien, por creer que lo has cometido, porque ni se molestan en descubrir la verdad.

A partir de ese linchamiento la historia se me ha ido desinflando poco a poco. No terminó de engancharme del todo. No sé si ha sido porque —exceptuando un par de cosas hacia el final— me ha parecido bastante previsible, con todos los típicos detalles del género policial-sobrenatural y los tópicos de los pueblos del medio oeste yankee, o porque me daba la impresión de que a los personajes les faltaba “algo”. Aunque hay momentos en los que empatizas con ellos y entiendes sus actos. Al menos el final me gustó, como también el hecho de que las historias de amor que pululan entre sus páginas no sean pastelosas.

Que no haya cuajado del todo con este libro no quiere decir nada. Ya sabéis cómo va esto: lo que a unos les gusta, a otros no y viceversa. Yo disfruto más de otro tipo de terror y de otro tipo de novela negra.
Lo que sí os puedo asegurar es que es entretenida y con buen ritmo así que no está de más darle una oportunidad si os llama la atención.

Puntuación: 5/10

Guardar

I.D.

id

 

 

Una distopía que analiza el conflicto entre percepción e identidad a través de la lucha de tres personas que consideran un “trasplante de cuerpo” como una solución a sus vidas.

 

 

 

 

 

Impresión:

Uno de los regalos de mi último cumpleaños fue «I.D.» del cual solo conocía a su autora, ya que Emma Ríos no es la primera vez que se pasa por este blog. Ni será la última. Pero sí es la primera vez que lo hace en calidad de autora y dibujante.

Los tres protagonistas son personas muy diferentes entre sí. Tenemos a Noa, un chico que ha nacido con cuerpo de chica. Charlotte es una escritora a la que le aburre su vida y está cansada de su cuerpo. Y por último tenemos a Miguel, un exconvicto del que no se sabe mucho más (en un principio, no quiero hacer spoiler). Sus vidas se cruzan porque se presentan voluntarios para un experimento: el de trasplantar su cerebro al cuerpo de otra persona.

Emma Ríos ha contado con la ayuda de un neurólogo, Miguel Alberte Woodward. El cual aprovecha para escribir un pequeño artículo de divulgación que se incluye al final del libro.

Se me ha hecho muy corto, demasiado corto. Es un relato en viñetas. ¡Y qué viñetas! Además de transmitir tanto incluso en una viñeta pequeña, me gusta el bitono salmón que tiene. Aun así, siendo corto, los personajes quedan muy bien plasmados. Por eso también me ha gustado. La pena de que no sea más largo no es porque flojee en algo, todo lo contrario, porque quería seguir disfrutando la historia.

Cuanto más veo y leo a esta mujer, más me gusta.

Puntuación: 6/10

 

Guardar

Guardar

Lazarus. Volumen 4

lazarus

Carlyle y Hock luchan por el control de Norteamérica. Malcom Carlyle se encuentra al borde de la muerte, víctima de un veneno creado por Jackob Hock.
Como hijo heredero, Stephen actúa con dificultades como nuevo líder de Carlyle, y sus aliados temen las consecuencias de su inminente derrota en la ciudad estratégica de Duluth.Superada numéricamente y aislada de las fuerzas amigas, Forever liderará un equipo de cuatro soldados hacia el corazón de las fuerzas enemigas.

 

Impresión:

«Veneno» es el título del cuarto volumen de Lazarus. Una serie que a muchos puede no decirle gran cosa porque, realmente, no es que esté aportando nada nuevo al género pero a mí eso no me importa demasiado, le doy más valor a la historia en sí y de momento me está gustando y enganchando.

Si en  «Cónclave» me quedé en shock con el final, con este ha sido más o menos lo mismo. Y es que no gano para sustos con esta gente.

Hay tramas que se han dejado de lado para centrarse en otras con más prioridad. Como las consecuencias de asumir el poder cuando no estás preparado o la lucha interna al enterarte de lo que eres realmente e ir aceptándolo. Quizá esperaba más soliloquios de Forever sobre esa lucha interna, sobre sus sentimientos y pensamientos pero… estaba muy ocupada pegando tiros e intentando sobrevivir.

Me ha gustado más que el anterior. Se me ha hecho más dinámico al contar con varios escenarios y cambios de personajes.

Y ahora a morderme las uñas hasta que salga el siguiente. Ains… si es que quién me mandaría a mí empezar una serie que no está terminada y con lo bonitos que son los tomos únicos jajaja. Yo te maldigo, Greg Rucka.

Puntuación: 7/10

Sylvia Plath – Diarios completos

sylviaplathEsta edición de los Diarios completos de Sylvia Plath incrementa en dos tercios el material de los anteriormente publicados en Estados Unidos en 1982 y en España en 1996. Entre los nuevos pasajes, se cuentan dos cuadernos que su viudo y albacea, Ted Hughes, había prohibido hacer públicos hasta 2013. Editados por Karen V. Kukil a partir de los veintitrés manuscritos custodiados por el Smith College, cubrem desde sus años de estudiante universitaria hasta 1962, un año antes de su muerte, incluyen algunos dibujos y poesías, y son en conjunto el documento definitivo sobre la vida y obra de una de las poetas icónicas del siglo XX. Plath, apenas con dieciocho años, creía, como leemos ya en las primeras páginas, que, al «convertir en escritura una parte de mi vida, mis emociones, mis sentimientos más íntimos, la estoy justificando.»; pero esta idea de que escribir la vida es «un trampolín, una técnica» para «organizar de forma provisional mi pequeño y patético caos personal» acaba resultándole sospechosa, un principio «falso y provinciano»… «y eso es lo que me resulta muy difícil de afrontar». Con una lucidez extraordinaria, estos diarios no solo retratan una intimidad personal siempre en conflicto con los valores domésticos sino que son una valiosísima reflexión sobre el arte, el sentido, las satisfacciones y las trampas de escribir.

No es ningún secreto que me atraen los artistas “malditos”. Los que han peleado con sus demonios internos, los rotos, los enfermos, los inquietos mentalmente, los curiosos, los suicidas – y los que lo han llevado a cabo -. Y Sylvia Plath es una de ellas. Aunque, por otro lado, no suelo profundizar demasiado en sus vidas personales. No me interesa saber cada detalle personal, sino que mi interés se centra más en sus pensamientos y emociones. En conocer lo que una u otra enfermedad les influye en sus obras, en sus palabras.

Me alegré cuando leí la noticia de que Alba Editorial iba a traer en castellano los «Diarios completos». De Plath no conocía mucho más allá de su historia resumida gracias a algunos artículos sueltos y a la película «Sylvia» del 2003 (con más o menos acierto). Quería saber más, quería saber qué es lo que le había llevado a ese viaje por los infiernos y a acabar con su vida poco después de la publicación de su novela.

La edición comprende los diarios conservados entre 1950 y 1962. Primera decepción… pero ya hablaré más adelante de esto.

Durante las primeras páginas hay muchas entradas sobre los chicos y la situación de la mujer en el sexo. De lo poco que entiende que el hombre disfrute de una libertad sexual que se le ha negado a la mujer. También de la importancia de ser una mujer emancipada aun estando casada, ya que el individualismo, las propias metas y sueños, no deberían desaparecer por el simple hecho de pasarse horas en la cocina mientras tu marido trabaja fuera. Y, claro, deprime un poco ver que está escrito en los años 50 y que apenas ha cambiado nada en ese sentido.

21. (…) Como me han llenado de mala conciencia, cualquier cambio en mi rutina produce unos efectos calamitosos, por lo que solo me permito asomarme al umbral con envidia y odiar con toda mi alma a los chicos, que consiguen satisfacer su apetito sexual libremente, sin preocuparse, como si tal, mientras que yo voy de una cita a otra muerta de deseo y siempre insatisfecha. La situación me pone enferma.

22. Sí, estaba loca por ti y lo sigo estando. No había sentido con nadie sensaciones físicas tan intensas. Corté porque no podía soportar ser un capricho pasajero, porque antes de entregar mi cuerpo debo entregar mis pensamientos, mi espíritu, mis sueños, y a ti no te interesaba nada de todo eso.

26. (…) Sin duda el matrimonio es una forma de expresarse, pero ojalá que mi arte, mis textos, no sean simplemente una sublimación de mis deseos sexuales, porque en ese caso se agotarán en cuanto me case. Ojalá encontrara… Ojalá encontrara a un hombre inteligente pero físicamente atractivo y simpático. Si yo reúno esas características, ¿por qué no debería desearlas en un hombre?

Julio de 1950 – Julio de 1953

También escribe sobre los acontecimientos de la época. De la Operación Ranger. Esa parte destructora del ser humano que no logra comprender.

Los capítulos en los que narra sus primeros meses con Ted Hughes es la parte que menos me ha interesado de todas. Claro, no dejan de ser unos diarios y no todas las entradas tienen un lenguaje tan cuidado y poético. Y, a mí, leer cómo eran las hortalizas que han comprado en Benidorm pues no me interesa mucho.

A partir del Capítulo VII (Agosto 1957 – Octubre 1958) vuelvo a interesarme más. Escribe sobre sus estados de ánimo, sobre lo que quiere cambiar de sí misma, se pregunta si alguna vez le publicarán y que no se arrepiente de haber dejado su puesto de profesora para dedicarse por entero a la escritura. Muchas de esas entradas ayudan a comprender mejor a los escritores y artistas en general y eso me ha gustado.

52. Creo que existen personas que piensan como yo, que han pensado como yo, que pensarán como yo. Algunas vivirán sin saber nada de mí, pero, de algún modo, darán continuidad a mi actitud, así como yo doy continuidad, sin saberlo, a una actitud similar en quienes me precedieron. (…) ¿Hasta qué punto mi cerebro es indiscutiblemente mío? ¿Hasta qué punto no es más que un mero registro de lo que posiblemente he leído, oído y vivido? Sin duda yo hago una especie de síntesis de las cosas con las que me he topado, pero ¿es eso lo único que me diferencia de otras personas, las distintas cosas de las que me he apropiado y asimilado? ¿Es que mi entorno y una combinación azarosa de genes me han convertido en lo que soy?

Julio de 1950 – Julio de 1953

(…) Demasiado a menudo mi interés por otras personas consiste en tan solo compararme con ellas, no en la pura curiosidad por el carácter único y singular de cada individuo. Idealmente. Aquí debería olvidar el mundo de las apariencias externas, de las publicaciones, de los cheques, el éxito, y ser fiel a mi corazón. Sin embargo, sigo luchando contra mi ramplonería, mi narcisismo, mi coraza para protegerme de la competencia y evitar que los demás vean mis carencias.
Escribir para una misma, hacer cosas por el simple placer de hacerlas, qué don de los dioses.

Martes, 29 de septiembre de 1959

Habla también del odio que siente hacia su madre. Esto es algo que he descubierto leyendo estos diarios. Sus sueños y pesadillas. Menciones a escritores que son clásicos (y de aquellas algunos todavía no lo eran). Lo que le encantó «El señor de los Anillos» y «Moby Dick». Me he apuntado a un par de autores que no conocía porque lo que comentó ella me dio curiosidad. También me gustó mucho ver sus anotaciones de ideas sobre personajes, temáticas, algunas poesías, dibujos, etc.

En general me ha gustado pero, como decía antes, hay una pequeña decepción.
Esperaba encontrar más de esa mente enferma, más textos que hiciesen referencia a sus peores épocas. No es por morbo, es por conocer o entender un poco mejor qué le ha llevado a acabar con su vida. Pero parece ser que hay algunos diarios que se han perdido y otros que Ted Hughes destruyó. Aparte de que hubo temporadas en las que estuvo enferma y un poco antes y después de un intento de suicidio en las que no escribió nada. Más adelante hace pequeñas referencias, lo cuenta como detalles. Al fin y al cabo, son sus cuadernos personales: ella sabía por lo que había pasado y no tenía ni idea de que algún día se publicarían.

Para la sección de «Aquí llueve» he tenido que escoger una escena de las muchas que hay. Lo mismo ha pasado con los fragmentos. Me ha costado escoger porque tengo un documento de tres páginas completas (y pocas me parecen xD)

En esta ocasión no voy a puntuar. ¿Cómo podría hacerlo? No es ficción, no es un libro escrito para entretener. Son los pensamientos y sentimientos de una persona (hecho por el que me daba un poco de apuro leerlo). Aun así, sí que lo recomiendo a todas aquellas personas interesadas en esta mujer.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Ubik

ubikjpg

Glenn Runciter ha muerto. ¿O lo han hecho todos los demás? Alguien murió en una explosión organizada por sus competidores. De hecho, es el funeral de Runciter el que está programado en Des Moines. Pero mientras tanto, sus afligidos empleados están recibiendo asombrosos y a veces escatológicos mensajes de su jefe. Y el mundo que les rodea está alterándose de formas que sugieren que se les está agotando el tiempo. O que ya lo ha hecho.

 

 

Impresión:

Ubik es la segunda novela que leo de Philip K. Dick. Uno de esos autores que conozco desde siempre pero por unas cosas u otras no he leído hasta hace poco. Y si en esta ocasión me he decidido por esta ha sido, en gran parte, por las reseñas que en su día hicieron Isa y Esme y por recomendación de personas cercanas.

Lo primero que me ha llamado la atención han sido los mensajes publicitarios al comienzo de cada capítulo. Le han dado la nota más cómica a la novela.

Mi cerebro iba bien hasta el viaje a Luna. A partir de ahí empezó – mi cerebro – a saber lo que se le venía encima de verdad. ¿Qué es real? ¿Qué pertenece a la otra realidad? ¿Quién está realmente en semivida? Un viaje caótico, en el buen sentido, ya que Philip K. Dick nos sabe conducir muy bien y las curvas que da son a drede y bien hechas. Una confusión al lector deliberada y… ¡es genial!

Mi cabeza no ha explotado tan a lo bestia como con otros libros pero un centrifugado a 700 revoluciones sí ha sufrido. También hace reflexionar, algo que, supongo que ya sabréis algunos, es algo que valoro mucho.

(…) Un insecto aprende a volar, así que otro insecto aprende a construir una telaraña para cazarlo. ¿Es eso lo mismo que no volar? Los moluscos desarrollan caparazones duros para protegerse; en consecuencia, algunos pájaros aprenden a llevarlos muy arriba, volando con ellos en el pico, y a arrojarlos sobre las rocas. En cierto sentido, tú eres una forma de vida que se nutre de presas como los Psis, y los Psis son una forma de vida que se nutre de los Normales. Esto te hace aliada y enemiga del género de los Normales. Equilibrio, el círculo se cierra. Depredador y presa. Parece que es un sistema eterno, y, francamente, no creo que se pueda mejorar.

Si queréis saber qué es Ubik, corred a leerlo. No os hará daño si seguís la dosis diaria recomendada.

Puntuación: 7/10

Guardar

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  •  photo rn0wbvs3_zps30c9319d.jpg ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.
  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  •  photo RSS_zpsuupiqnhy.jpg