El reflejo de las sombras [Las guadañas gemelas de Ilbrath – I]

 

Un siniestro mercenario llega a la ciudad de Tarsen, donde le ofrecen un trabajo como guardaespaldas. Su cometido será proteger a una joven muchacha. Un anónimo y sádico criminal ha anunciado su asesinato antes de la luna llena. Pero lo que comienza como un trabajo más, se convierto pronto en un peligroso juego de pistas donde magia, asesinos y engaños toman protagonismo.

 

Impresión:

Este libro llegó a mí como regalo de una amiga. No sabía de la existencia de Roberto Trascasas pero la verdad es que el título y la sinopsis llamaron mi atención.

Durante las primeras páginas no he podido evitar acordarme un montón de Mundodisco, ya que aparecen varios gremios, el de asesinos entre ellos. Pero el estilo y los personajes no tienen nada que ver con los de Pratchett. Kriegard es un poco socarrón y cínico pero ahí se acaban todas las similitudes entre ambos mundos.

La historia en sí me ha gustado bastante. Todo fluye de manera natural, sin relleno y sin estancarse. Para las 181 páginas que tiene está bien desarrollado y sin que parezca precipitado ni que le faltan páginas.  Tiene un giro que me ha sorprendido y eso me agradó por el simple hecho de la capacidad para sorprender, algo que escasea últimamente.

Y aunque es una trilogía y hacia el final se abren más historias, la principal de «El reflejo de las sombras» queda cerrada. Eso está bien porque no sé cuándo podré hacerme con el segundo y no soportaría estar mordiéndome las uñas hasta entonces.

Puntuación: 7/10

 

Guardar

From Hell

 

«From Hell» es la obra maestra de Alan Moore, considerado como el mejor escritor de cómics de la historia, y de Eddie Campbell, el dibujante perfecto para esta obra, en la que se puede asistir a la representación definitiva del mito de Jack el Destripador así como a una disección sin piedad de la sociedad victoriana.

 

 

Impresión: 

Bueno, bueno… le dijo la vaca al heno por fin me he estrenado con Alan Moore. Sí, lo confieso: llevo años diciendo que me gusta sin haberlo catado. No es que mintiese, ya que siempre he aclarado que no había leído nada suyo. Pero… no sé, es uno de esos casos raros en los que no necesito leerlo para saber que me gusta (aunque, evidentemente, prefiera comprobarlo). Serían sus pintas, sus polémicas, compartir fecha de cumpleaños, saber las temáticas que trata o… yo que sé. Lo que sí sé es que iba siendo hora de leerlo.

Todos me recomendaban empezar por «Watchmen» o «V de Vendetta» pero soy rebelde y «From Hell» trata un tema que me interesa mucho más y como primera toma de contacto prefiero escoger eso a una más llevadera.

Al lío:

Aunque en la contraportada no hay una sinopsis como tal, creo que no hace falta que me explaye explicando el argumento ya que es de sobra conocido.

Nos encontramos ante una historia sin textos introductorios. Es todo visual, todo está expuesto a través del dibujo y de los diálogos. Moore tira para adelante dejándonos solos y sin orientación. Al final del libro se encuentra el Apéndice donde se explica y comenta prácticamente cada página del cómic. Al principio esto se me hizo pesado porque consultaba dicho apéndice cuando pasaba de página. Un par de capítulos más tarde se me encendió una bombilla en el cerebro: ir al apéndice al terminar cada capítulo (lo sé, a veces no doy para más xD). A partir de ahí la lectura fue más cómoda y llevadera.

Me ha encantado. Se nota que tiene muchísimo trabajo de investigación detrás. Además no se centra solamente en los asesinatos de Whitechapel, sino que también nos muestra a otros personajes de la época siendo así una novela gráfica coral muy bien hilada. Es compleja y algo densa. ¿Una obra maestra? Diría que no tanto pero sí que merece la pena leerla. Por sus personajes, por los detalles, por algunos diálogos, por la variedad de temas que trata.

Ahora puedo decir con conocimiento de causa que SÍ me gusta Alan Moore. Y, sin duda, leeré el resto de sus obras.

Puntuación: 8/10

Guardar

Songbook #4

La última vez que escribí en esta sección fue allá por el 2015 y no ha sido por falta de ideas. Tengo una rondando por la cabeza desde hace tiempo pero se trata de una compilación bastante extensa y una parte no la conozco muy bien y me da pereza. Pero mejor centrémonos en la que sí está terminada y lista para que podáis leer y escuchar.

Se trata nada más y nada menos que de Moby Dick y Ahab

Concretamente su primer álbum: The Call of the Wretched Sea, publicado en 2006.

Ahab es una banda alemana de nautik funeral doom y con ese nombre era de esperar que tuviese algo que ver con la obra de Herman Melville.

Hysteria on upper deck
Rabid flames in Ahab’s eyes
Hustle and bustle, drag and pull
Panic affects the whaler’s moves

—The Hunt

En las letras de este disco hay citas sacadas del libro original e imagino que es una experiencia increíble para los que han leído el libro en inglés y luego hayan escuchado el disco. Escuchar esos pasajes con música de fondo. Una música, unas melodías que, personalmente, creo que van perfectamente con el estilo del libro. Densidad, lentitud y fuerza.

([Ahab:]
“I am Ahab!”
“I am the prophet and the fulfiller!”
“Who’s over me?”
“So be it!”)

—Old Thunder

He tenido la suerte de verlos en directo en dos ocasiones y las dos me encantaron. Hay grupos de su estilo que se disfrutan más estando cómodamente en casa que de pie en una sala pero Ahab saben crear un buen ambiente y saben meterte dentro de sus canciones hasta el punto de hacerte olvidar el hecho de que estás prácticamente quieto/a moviendo de vez en cuando la cabeza.

Estoy segura de que no va a ser la única vez que os hable de estos alemanes, ya que son unos lectores empedernidos y tienen discos dedicados a otros libros. De momento, os dejo el enlace del disco mencionado hoy en Spotify y en Deezer.

Guardar

El guardián del tiempo

Sarah es una adolescente más y al mismo tiempo se siente fuera de lugar, no le gusta su vida, no le gusta la gente que le rodea, ni su familia, ni sus compañeros, es solitaria y además ha sufrido su primera ruptura amorosa. Víctor es un empresario de éxito pero el destino le ha jugado una mala pasada, tiene una enfermedad terminal. Ambas personas en principio no tienen nada en común, sin embargo, los dos quieren cambiar el tiempo que les queda de vida, Sarah quiere acabar con su vida de manera temprana y Víctor quiere seguir viviendo y disfrutar de la vida. El Padre Tiempo, que regula las horas y los días, quiere mostrarle a Sarah y a Víctor el verdadero sentido del tiempo y para ello baja a la Tierra.

Impresión: 

No recuerdo cómo conocí la existencia de este libro pero el caso es que lo tenía apuntado en la lista de libros que me gustaría leer y los reyes magos me lo dejaron junto con otros libros.

Es de esas historias que, aunque no te estén convenciendo del todo, te enganchan lo suficiente y pasas las páginas sin darte cuenta. No solo por constar de capítulos cortísimos y directos, sino por la estructura de fábula. Porque, en realidad, este libro es una fábula sobre el tiempo.

Hay tres personajes principales y dos de ellos me han parecido casi prescindibles. Demasiados tópicos, quizá.

A Sarah le habría dado dos guantazos para que espabilase. Sus 17 años no son excusa para ese comportamiento y ese «fracaso amoroso» del que habla la sinopsis… en fin, no quiero entrar en detalles para no hacer spoiler pero, en parte, su estado ha sido culpa de sus películas mentales. Supongo que habrá personas que empaticen más con ella y lo culpen a él pero… no, él simplemente es gilipollas.

A Víctor tampoco le he visto nada destacable. Otro tópico con patas. Meeeh.

Dor sí me ha gustado. Su historia está narrada de una forma que se acerca más a las fábulas antiguas. Se respira otro ambiente.

Siempre en busca de minutos, siempre en busca de horas, progresando a mayor velocidad para obtener más cosas cada día. Había desaparecido la alegría sencilla de vivir entre amaneceres.

Hay una parte en plan «Cuento de Navidad» que me chirrió un poco porque creo que se podría contar lo mismo sin caer en ese recurso tan manido.

Aunque en general me ha gustado creo que la literatura de Mitch Albom no es para mí. Me ha dado la impresión de que intenta dar esperanza de una forma que no va mucho conmigo. Ojo, no es Paulo Coelho pero… no sé, las cosas tan positivas, tan “adoremos la luz, los arcoiris y los algodones de azúcar” y yo chocamos. ¡Qué le vamos a hacer!

Para ser justos también debo decir que hubo un momento en el que pensé que su lectura puede ayudar a los adolescentes como Sarah, a restarle importancia a esas cosas que a esa edad nos parecen el fin del mundo.

Si después de leer esto no sabéis si me ha gustado o si lo recomiendo o no… tranquilos, yo tampoco lo sé jajaja. Lo he leído en una tarde sin perder el interés en ningún momento pero, como ya he dicho, esta literatura tan light no me entusiasma.

Puntuación: 5/10

Guardar

Guardar

Lamia

Barcelona, 1943.
El asesino más sanguinario que ha visto la ciudad anda suelto. Mauricio “Herr Doktor”, detective privado poco convencional, aparcará su agenda para dar caza al criminal. Por ahora, sus clientes deberán esperar, entre ellos, Laia.
Laia tiene 32 años y, pese a ser huérfana, ahora tiene todo lo que siempre ha deseado: un esposo que la quiere, un bebé en camino y un buen trabajo donde escribe para el programa radiofónico de más éxito: “El consultorio de Elena Bosch”.
Laia es feliz… pero la vida de Laia es una mentira.

Impresión:

«Lamia» ha sido el regalo del último «Amigo invisible» (evento que celebro en navidades con el grupo de amigos de mi ciudad). Cuando lo abrí y leí la contraportada pensé que tenía buena pinta y, ahora ya leído, puedo confirmarlo.

Rayco Pulido nos avisa, ya en las primeras páginas, que lo que vamos a leer y a ver es una farsa contada en dieciocho actos. Aun así, el lector en ningún momento se sentirá engañado ni estafado, puesto que absolutamente todo lo que nos muestra en sus viñetas tiene coherencia. Todo está en el lugar que le corresponde y hay un detalle sobre Laia que el resto de personajes desconocen pero los lectores lo sabemos desde el mismo principio de la historia.

En algunos detalles me pareció algo previsible, sin que eso suponga menos calidad. Para mí, lo más importante es cómo me cuentan la historia y aquí me ha gustado mucho. Incluso los crímenes tienen fuerza siendo el cómic en blanco y negro.

El resto de personajes son un poco… rancios, digamos. Supongo que muy de la época. Donde importaban más las apariencias, el «qué dirán» y la hipocresía como el pan de cada día. Por eso creo que me gustó tanto Laia, porque es una mujer que se aparta un poco de ese ambiente — y algunos consejos dados en las cartas que contesta a los oyentes son geniales—. Una mujer que hace frente a las adversidades sin despeinarse y sin un ápice de debilidad. Algunos de sus actos son cuestionables pero no es mala persona. Al conocer su experiencia es posible empatizar un poco con ella.

Y ya no cuento más para no fastidiar la historia. Me ha gustado mucho y me ha parecido un buen cómic de género negro. Cortito pero completo. No hay nada que quede en el aire.

Puntuación: 7/10

Guardar

Moby Dick

Ismael, un maestro de escuela, se alista en un barco ballenero, el Pequod, junto a un arponero pagano llamado Queequeg. El navío está mandado por el capitán Ahab, un hombre que ha perdido una pierna en su enfrentamiento con una ballena denominada Moby Dick. Aunque la travesía parece amoldarse a los patrones habituales. Ismael se percata pronto de que el capitán del Pequod tiene un comportamiento peculiar.
Ahab es un marino competente pero su principal interés no es la captura de cetáceos, sino la venganza contra el animal que lo mutiló. Los oráculos siniestros van añadiendo a las singladuras un tinte tenebroso que llega a su clímax con el avistamiento de la ansiada ballena.

Impresión:

 

(…) Estoy releyendo Moby Dick (…) boquiabierta y abrumada por las referencias bíblicas y shakespearianas, por la recreación luctuosa, fragante, de la grasa de la ballena, del ámbar gris, por la maravilla, el milagro del Leviatán gigantesco y estruendoso. Uno de mis pocos deseos: navegar en un ballenero (…) y asistir al proceso de convertir al monstruo en luz y calor. (…)

Lunes, 14 de abril de 1958
Diarios completos, Sylvia Plath.

Entre esa cita, una viñeta en Náufragos y un par de detalles más que se sucedieron todos seguidos, no pude ignorar más al destino. Debía leer de una vez por todas esta novela que llevaba tanto tiempo en mi lista de pendientes (en parte porque le tenía un enorme respeto). Había escuchado que es uno de esos clásicos que muchos son incapaces de acabar. Después de haberlo leído puedo decir que lo entiendo pero no por los motivos que pensaba.

Antes de entrar en faena advierto que no voy a enrollarme con todas sus posibles interpretaciones, ni simbolismos, ni a analizarlo en profundidad. Seguro que hay miles de webs donde encontrar este tipo de información (o incluso pequeños ensayos) mejor explicada y expuesta de lo que podría hacerlo yo. Me limitaré a dar mi humilde opinión de la narración.

Como decía, le tenía respeto. Creía que a la gente le costaba su lectura porque era una narración lenta, densa y con muchas descripciones. Algo que a mí no me molesta ni me desmotiva. Suelo disfurtar de esas características. Esto, sumado a un argumento interesante, fueron los culpables de que me lanzase con ganas y decidida.

(…) Todo lo que más enloquece y atormenta, todo lo que remueve la hez de las cosas, toda la verdad que contiene malicia, todo lo que resquebraja los nervios y endurece el cerebro, todos los sutiles demonismos de vida y pensamiento, todos los males, para el demente Ahab, estaban personificados visiblemente, y se podían alcanzar prácticamente en Moby Dick. Sobre la blanca joroba de la ballena amontonaba la suma universal del odio y la cólera que había sentido toda su raza desde Adán para acá, y luego, como si su pecho fuera un mortero, le disparaba encima la ardiente granada de su corazón.

A las pocas páginas intuí que, quizá, lo que le echaba para atrás a muchos lectores no era ese ritmo pausado y denso… no, más bien toda la información náutica que despliega Melville. No solo náutica, también nos da clases de cetología, como en un capítulo en donde se explaya gustosamente unas 15 páginas seguidas. Luego parece que se calma un poco y va salpicando con datos aquí y allá a lo largo de las casi 700 páginas de la novela. A mí todo esto no me desagradó ni me hizo querer abandonar pero en varias ocasiones me sacó de la historia porque me daba la sensación de que era la voz de Melville y no la de Ismael. En demasiados momentos me dio la impresión de que era un ensayo náutico, un informe o simplemente una forma de alardear de dichos conocimientos y la historia en sí, Ahab, Ismael y el Pequod no eran más que una excusa para hacerlo más ameno.

Sí, en algunos momentos se me hizo un poco cuesta arriba y un peñazo. Me gusta el mar, me gustan este tipo de historias pero… hay demasiados datos, demasiada información técnica que, imagino, solo disfrutará al 100% alguien muy apasionado del tema.

Hay muchas alusiones bíblicas y menciones a otros autores admirados por Melville. Incluso algún dato sobre personajes históricos. Este tipo de cosas también me daban la impresión, como decía antes, de que en «Moby Dick» hay dos partes entremezcladas, una narrada por Ismael y otra por Melville.

Con todo esto quiero decir que aunque tiene unos cuantos «peros» me ha gustado bastante. Todo lo que es la historia en sí, la ficción, donde aparecen Ahab y el resto de tripulantes, está muy bien. No es una novela donde se profundice demasiado en cada personaje, ni siquiera lo hace demasiado en quien nos cuenta lo sucedido (Ismael), pero sí se intuye bastante bien cómo es Ahab. Me tienta explayarme sobre las interpretaciones que han hecho en algunos estudios sobre a quién representa el capitán del Pequod pero tampoco soy una experta.

(…) Dios te ayude, viejo; tus pensamientos han creado en ti una criatura; y cuando alguien se hace un Prometeo con su intenso pensar, un buitre se alimenta de su corazón para siempre, y ese buitre es la propia criatura que él crea.

En resumen: me ha gustado, he disfrutado más de lo esperado aunque no se lo recomendaría a cualquiera. Es un libro que hay que cogerlo con muchas ganas, mentalizándose de que contiene algo más que una historia en alta mar y leerlo en una época en la que se disponga de tiempo porque aunque los capítulos son cortos, si te ves obligado a parar en uno de tantos en los que se enreda con tecnicismos y demás, puede desmotivar para seguir en otra ocasión. Es una obra compleja, con algún ligero toque de ironía y para leer sin prisas.

Puntuación: 7/10

Guardar

Guardar

Guardar

Aprender o estancarse

Al fin y al cabo, al principio estaba el hombre que sabía fabricar herramientas de piedra, y entonces apareció el hombre que trabajaba el bronce, así que el primero tuvo que elegir entre aprender a crear bronce también o cambiar de profesión por completo. Y el hombre que sabía trabajar el bronce se quedó luego sin empleo por culpa del que sabía trabajar el hierro. Y justo cuando este se felicitaba por ser tan listo, llegó el hombre que sabía fabricar acero. Es una especie de baile, en el que nadie se atreve a parar porque el que pare se queda atrás. Pero ¿no es como funciona el mundo, en pocas palabras?

A todo vapor, Terry Pratchett

Náufragos

naufragosDos sitios y dos épocas diferentes: el Madrid de los ochenta, en plena ebullición, y la Barcelona de diez años más tarde, una ciudad igualmente vibrante. Náufragos recrea la relación entre Alejandra y Julio en este espacio urbano y poético donde se entrelazan los sueños, el amor y la incertidumbre. En él compartirán experiencias y reflexiones, pero las circunstancias laborales y familiares los irán separando, pese al empeño de ambos por negar la evidencia de que sus vidas ya han tomado rumbos diferentes.

 

Impresión:

Esta novela gráfica fue un auto-regalo de las pasadas navidades. Sabía de su existencia desde hacía tiempo y me llamaba la atención pero no me animé al 100% hasta que vi una reseña muy positiva del librero de la tienda de cómics que frecuento.
Solo sabía que estaba narrada en dos tiempos y ciudades. Madrid 1981 y Barcelona 1991. La sinopsis la he leído entera por primera vez cuando la he copiado aquí, así que realmente no sabía lo que me iba a encontrar.

Y lo que me he encontrado me ha gustado mucho. Sobre todo las viñetas tan bien cuidadas y con tanto detalle, tanto en primer como en segundo plano (algo que me encanta porque siempre presto atención a lo que, supuestamente, está al fondo pasando desapercibido). También me han gustado las referencias musicales, los libros mostrados y mencionados, ver dibujado El Puente de Toledo por el que he paseado en diciembre, un cuadro de Goya y pensar lo mismo que la protagonista, … Demasiadas cosas, es mejor que cada uno las vaya descubriendo por sí mismo.

La palabra que más leo/escucho sobre esta obra de Laura Pérez y Pablo Monforte es: nostalgia. Y sí, creo que puede sumir en ese estado fácilmente aunque depende de cada persona, de sus vivencias o de su empatía.

Con este tipo de historias siempre temo el final. Sorprendentemente, con esta no tuve “miedo” en ningún momento. No sé si porque confiaba en los autores o porque la leí de una sentada y la mente no tuvo tiempo de ponerse a dar vueltas jajaja. Estoy contenta con el final y con la historia en general. Queda más que recomendada.

 

Al menos no eres conformista. Yo sí. Te aseguro que es triste transformarse en ese tipo de persona a la que ya no afectan las decepciones.

 

Puntuación: 7/10

Guardar

Hitler y el nacimiento del partido nazi 1919-1939 (El joven Hitler IV)

hitler4Conocerás cómo nació el partido nazi y de qué forma Hitler tomó el control del mismo.
Conocerás sus planes para conquistar Latinoamérica.
Conocerás en qué forma ascendió al poder y cómo hizo frente a sus demonios.
Serás testigo del final de esa historia, la de los demonios de la mente.
Sabrás más de la extraña relación de Hitler y Freud.

Y conocerás a Otto Weilern, protagonista junto a Adolf de la saga de la Segunda Guerra Mundial, que continúa con los hechos narrados en estos libros, alcanzando hasta el final de la contienda.

Impresión:

Última parte de la saga «El joven Hitler» escrita por Javier Cosnava. Llevaba con ella en el kindle desde el verano pasado porque, aunque no son novelas muy largas, quería leerla cuando el cuerpo me lo pidiese. Y me la pidió hace un par de tardes.

Sigue la estela de las anteriores, mezclando realidad y ficción. Aunque quizá esta es la que menos ficción contiene. Como dice su autor en su nota de Licencias literarias: «Muchas veces descubrí que no necesitaba inventarme nada porque de verdad había pasado algo igual o más increíble que mis propias elucubraciones».

Esta etapa de la vida de Adolf Hitler es de las más conocidas y quizá no sorprenda tanto y no haya las mismas ganas de ir al final para ver qué es real y qué invención del escritor pero sigue siendo entretenida y está muy bien cómo cambia algunos hechos para que coincidan y así hacerla más interesante.

Aunque a mí lo que más me ha gustado no ha sido ver la evolución de Hitler, sino conocer a Paul Orgozow. Un asesino en serie. No sabía de su existencia y me ha fascinado su historia. Se dedicaba a atacar a determinados tipos de mujeres y era un tanto chapucero. Sus escenas son las que leí con más interés (como ya digo, estos 20 años de Hitler son bastante conocidos por todos).

(…) La forma en que Paul pensaba de las mujeres es la forma en que los nazis pensaban de las otras razas.

Bueno, en realidad no es el último libro. «La Segunda Guerra Mundial, 1939» lleva el mismo subtítulo y, por lo que he visto, sirve de conexión con la tocho-novela del mismo título. La cual algún día también leeré.

Puntuación: 6/10

Guardar

Proveedores de almas

proveedoresdealmasLa vida de un apacible pueblo agrícola de Indiana se ve sacudida violentamente por un trágico acontecimiento que alterará la convivencia de sus habitantes. La muerte de dos personas en el atraco al banco de la ciudad deja al Sheriff Atkinson una herida que no puede cicatrizar. Señalado por sus vecinos, emprenderá un viaje al pasado para liberar sus demonios y redimirse ante su pueblo. En su camino surgirán dudas que le harán tambalearse entre dos mundos: el nuestro, y el del más allá.

 


Impresión: 

Hay historias que, antes de leerlas, intuyes que no vas a congeniar del todo pero aun así decides darle una oportunidad porque en el argumento hay algo que ha llamado tu atención y porque, de vez en cuando, hay que salir de tu zona de confort. Y es lo que he hecho con «Proveedores de almas», la primera novela que leo de Óscar Brizuela Bello.

Lo que me echaba un poco para atrás era el tema de los fantasmas. Hace tiempo los dejé un poco aparcados porque, salvo excepciones, suelen aburrirme. Lo que me animó a leerla fue ese ambientillo a thriller que desprende la sinopsis.

La historia empieza bien. Me ha gustado sobre todo la crítica social. El reflejo de una parte de la sociedad hipócrita, esa en la que te bajan rápido del pedestal al que te han subido tiempo antes y todo por un simple error. O, más bien, por creer que lo has cometido, porque ni se molestan en descubrir la verdad.

A partir de ese linchamiento la historia se me ha ido desinflando poco a poco. No terminó de engancharme del todo. No sé si ha sido porque —exceptuando un par de cosas hacia el final— me ha parecido bastante previsible, con todos los típicos detalles del género policial-sobrenatural y los tópicos de los pueblos del medio oeste yankee, o porque me daba la impresión de que a los personajes les faltaba “algo”. Aunque hay momentos en los que empatizas con ellos y entiendes sus actos. Al menos el final me gustó, como también el hecho de que las historias de amor que pululan entre sus páginas no sean pastelosas.

Que no haya cuajado del todo con este libro no quiere decir nada. Ya sabéis cómo va esto: lo que a unos les gusta, a otros no y viceversa. Yo disfruto más de otro tipo de terror y de otro tipo de novela negra.
Lo que sí os puedo asegurar es que es entretenida y con buen ritmo así que no está de más darle una oportunidad si os llama la atención.

Puntuación: 5/10

Guardar

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  •  photo rn0wbvs3_zps30c9319d.jpg ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.
  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  •  photo RSS_zpsuupiqnhy.jpg