Kafka y la muñeca viajera

akj0doqs

Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia muy insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada: había perdido su muñeca. Para calmar a la pequeña, el autor de «La metamorfosis» se inventó una peculiar historia: la muñeca no se había perdido, se había ido de viaje, y él, convertido en cartero de muñecas, tenía una carta que le llevaría al día siguiente al parque.

 

 

Impresión:

Conozco la anécdota desde hace unos años pero no fue hasta hace unos días que supe de la existencia de este libro, gracias a esta entrada de Cris Q. Y el otro día lo vi de pura casualidad en una visita no planeada a la biblioteca y no dudé ni un segundo en cogerlo prestado.

No había leído nada del autor. Había escuchado su nombre en multitud de ocasiones pero no recuerdo si bien, mal o ambas cosas. Sé que ha escrito chopocientas obras muy variadas (desde libros infantiles hasta biografías musicales) y he de decir que esta presentación me ha gustado y mucho. Dicen que es un libro infantil-juvenil pero dado su vocabulario y la forma de contarla, no creo que los niños entiendan todo lo que explica.

Me gustó mucho pasar un rato de este viernes inmersa en un libro de apenas 150 páginas, divido en cuatro partes, las letras del abecedario como título de los capítulos y las ilustraciones de Pep Montserrat.
La forma en la que está narrada la historia me pareció bastante tierna, sin llegar a ser cursi (no lo hubiese soportado.) Te transporta a tu infancia, a esa época donde se es tan inocente y crédulo como Elsi. Esa época en la que no te cuestionas las cosas como lo hace un adulto y en las que un adulto se puede ver en un aprieto porque ya no recuerda como se las cuestiona un niño.
Además te hace sentir – aún- más cariño por Kafka, aunque sea un Kafka fictio, ya que nadie sabe cómo fue de verdad esta historia, desconocida para todos hasta que Dora (su última pareja) lo contó. Klaus Wagenbach buscó a esa niña durante años sin éxito; lo que me lleva a pensar en si ocurrió realmente ¿por qué? pues porque:

· Kafka ya estaba muy enfermo. Podrían ser alucinaciones producidas por la fiebre. Dora nunca fue con él al parque. O, simplemente, una forma que tenía de evadirse un rato de la realidad. Escribir esas cartas le daba un motivo para salir a la calle.

· ¿Qué ocurrió con la niña? ¿Dejó de ir al parque? ¿se mudó? De aquellas, él no gozaba del renombre que obtuvo tras su muerte y, aunque así fuese, ella era muy pequeña para saberlo pero unos años después tuvo que escuchar hablar de él. Quizá no quiso fama, quizá había perdido las cartas, o no relacionó al Cartero de Muñecas con Franz Kafka. Quizá cuando estalló la Segunda Guerra Mundial siendo ya adulta, tuvo que irse de Berlín… podrían ser mil cosas.

Como con tantas otras historias, nunca sabremos qué ha pasado y en este caso poco importa. Si de verdad ejerció de portavoz de aquella muñeca, me parece un gesto bonito. Y bonita también me ha parecido la dedicatoria del libro:

dedicatoria

Puntuación: 7/10

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

10 comentarios

  1. Ay, qué bien que te haya gustado. A mí si me parece genial para esa edad, o tal vez yo salí un poquito precoz :P. La historia es muy bonita, y se respira ese amor por contar historias que da tanto gusto leer. Es un libro para lectores y como tú dices, nostálgicos de la infancia.
    Espero que también te guste Los Dioses Mienten (cruzo los dedos).

    Me gusta

    Responder
    • jajaja también puede ser que a mí como ya me queda lejos esa edad, no recuerde muy bien qué entendía y qué no. Lo de empezar a leer a más temprana edad también ayuda, claro :p
      Totalmente de acuerdo con lo que dices :)

      Muy diferente a lo que me han comentado tiene que ser Los Dioses Mienten para que no me guste ;p
      ¡Buen finde! ^_^

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. No conocía el libro. Conocía la anecdota porque en mi edición de la Metamorfosis había un prólogo sobre la vida, epoca y obra del autor, y me encantó. Me lo apunto para leerlo.

    Me gusta

    Responder
    • Una edición completita, eso mola. Yo no recuerdo dónde lo leí, en un recopilatorio de aforismos y visiones o por alguna web. Ya contarás cuando lo leas :)

      Me gusta

      Responder
  3. Es la tercera vez que trato de comentarte y no me deja :(
    Te decía que me recomendaron este libro hace tiempo y tenía pensado leerlo, pero no me había vuelto a acordar de él, a ver si le echo un vistazo.
    Y otra cosa, no entiendo el sistema de valoración por vaquitas molonas, ¿me lo explicas? xD
    Un beso grande.

    Me gusta

    Responder
    • Arg pues no sé por qué, se supone que ya está configurado para que pueda comentar todo el mundo >_< Maldito wordpress… ya podían habilitar el widget del Disquss.

      A ver si no vuelve a caer en el olvido, pobre :p Es tan cortito que se lee en un suspiro.
      Pues no, no te voy a explicar lo de las vacas porque me has dado una idea ;p Lo escribiré en una entrada y la dejaré fija en el menú de arriba :D
      ¡Bicos y buen finde!

      Me gusta

      Responder
  4. La verdad es que le tengo muchas ganas a este libro :____) Hace tiempo que lo quería, sobre todo cuando era adolescente, pero por una cosa y la otra no lo leí. Viendo en cuenta tu reseña creo que me lo apunto, no sé si para un futuro cercano o lejano, pero desde luego me lo apunto jajaja.

    Además es que cómo decir que no a Kafka. De Jordi he leído tres libros: Campos de fresas, Las chicas de alambre y Llamando a las puertas del cielo. No es mi escritor preferido, pero tampoco me disgusta. Al menos de lo que recuerdo cuando lo leí, que fue hace tiempo ya.

    Un beso guapa <3

    Me gusta

    Responder
    • Si te gusta Kafka… vamos, ya estás tardando en leerlo! :p
      Le echaré un vistazo a esos que has leído :) Porque con la cantidad de publicaciones que tiene… me volvería loca para escoger xDDD

      Un besiño y… lo dicho, ¡pasa un GRAN día! ^__^

      Me gusta

      Responder
  5. Hola!!
    La verdad es que hace un tiempo oí hablar del libro y me llamó bastante la atención, pero luego fue pasando el tiempo y me acabé olvidando de él. ¡Gracias por recordármelo! Parece interesante y ameno.

    Me gusta

    Responder
    • ¡Hola!
      No hay de qué :D Para eso están también los blogs jajaja. Tiene pocas páginas pero sí, es ameno y se lee aún más rápido :)

      Me gusta

      Responder

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: