El aciago demiurgo

En este libro se dedican páginas magistrales al conflicto entre politeísmo y monoteísmo, cuyas repercusiones filosóficas y políticas están muy lejos de haberse mitigado; aquí se hacen inolvidables reflexiones sobre el suicidio, se aprovecha una visita a un museo paleontológico para meditar sobre la corporeidad humana o se subraya la necesidad e imposibilidad, juntamente, de la liberación según el Buda.

 

 

Impresión:

Acabo de conocer a Emil Cioran y ya sé que, seguramente, no le gustaría que hablase de él pero como está muerto, no se va a enterar.

Su obra «El aciago demiurgo» llegó a mí durante una charla con un amigo. Fue decirme un par de detalles sobre su corriente filosófica y querer leerlo YA. Y es que… ¿cómo podría resistirme a leer un ensayo de corte pesimista, nihilista y que aboga por el suicidio?

Cioran le ha dado palabras a muchas de mis sensaciones y pensamientos que nunca supe expresar. Es triste tener que recurrir a palabras de otros pero mucho más no encontrarlas nunca.

Diría que hay que escoger el momento para adentrarse en su lectura, sin embargo… ¿existe el Momento Adecuado para leer esta clase de obras?

Mi parte favorita ha sido el capítulo sobre el suicidio. Aunque el capítulo sobre Paleontología tampoco está nada mal. El capítulo sobre religión tampoco tiene desperdicio aunque no ha llamado tanto mi atención por ser un tema más manido en estos ambientes filosóficos.

Y como he subrayado la mayor parte del libro, me callo ya y dejo algunos de esos fragmentos para que, si hay alguien que no lo conozca y tenga curiosidad, sepa por dónde van los tiros.

Alguien completamente bueno nunca se resolverá a quitarse la vida. Esta proeza exige un fondo —o restos de crueldad. El que se mata hubiera podido, en ciertas condiciones, matar: suicidio y asesinato son de la misma familia. Pero el suicidio es más refinado, en razón de que la crueldad hacia uno mismo es más rara, más compleja, sin contar que se le añade la embriaguez de sentirse triturado por su propia conciencia.

***

Nadie se mata, como se piensa comúnmente, en un acceso de demencia, sino más bien en un acceso de insoportable lucidez, en un paroxismo que puede, si se empeña uno, ser asimilado a la locura, pues una clarividencia excesiva, llevada hasta su límite y de la que quisiera uno desembarazarse a cualquier precio rebasa el cuadro de la razón.

***

Se debería por decencia elegir uno mismo el momento de desaparecer. Es envilecedor extinguirse como se extingue uno; es intolerable verse expuesto a un fin sobre el que nada se puede, que te acecha, te abate, te precipita en lo innombrable. Quizá llegue el momento en que la muerte natural esté totalmente desacreditada, en el que se enriquecerán los catecismos con una fórmula nueva: «Dispénsanos, Señor, el favor y la fuerza de acabar, la gracia de borrarnos del tiempo».

***

El futuro, ese precipicio, me aterra hasta tal punto que me gustaría ver desaparecer hasta la idea de él. Pues es en el fondo ella, mucho más que el deslizamiento hacia el abismo que encubre, lo que me angustia y me impide saborear el presente. Mi razón se tambalea ante todo lo que llega, ante todo lo que debe llegar. No es lo que me espera, es la espera en sí, es la inminencia como tal, lo que me roe y me espanta. Para hallar un simulacro de paz necesito aferrarme a un tiempo sin mañana, a un tiempo decapitado.

***

Mientras que la tristeza se justifica tanto por el razonamiento como por la observación, la alegría no reposa en nada, pertenece a la divagación. Es imposible ser feliz por el puro hecho de vivir; se está triste, por el contrario, desde que se abren los ojos. La percepción como tal vuelve sombrío, los animales son testigos. Sólo los ratones parecen estar alegres sin esfuerzo.

Puntuación: 7/10

Guardar

Guardar

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

9 comentarios

  1. Espero que me disculpes la osadía pero siempre he creído que Cioran es un autor que encaja muchísimo contigo. Es un atrevimiento algo estúpido ya que apenas nos conocemos, pero la imagen que he creado de ti en base a lo que te he leído me casa con su figura.

    No sé si es su cinismo, los temas que trata, el discurso independiente que choca con las “normas sociales”… espero que lo que digo no te moleste.

    Ha sido estupendo leerte hablando sobre él por mucho que creas que a él le hubiese molestado, jaja. Al fin y al cabo, yo estoy vivo y él no, así que has obrado bien. ;-)

    ¡Un besazo Naialma!

    Me gusta

    Responder
    • ¿Cómo me va a molestar? ¡Todo lo contrario! —aunque no sé qué dice de mi salud mental que peque con Cioran xD —. Tus palabras me han hecho ilusión ^_^ Se demuestra que, a veces, hay detalles que mientras la gente de alrededor desconoce, un “desconocido” se percata.

      Jajaja exacto, las entradas son para compartir con los vivos. Bueno, y con los muertos también… siempre y cuando no vengan refunfuñando.

      Un abrazo y gracias :D

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. Hola Naialma, se ve interesante le daré un vistazo…no conocía al autor. Tu frase “Es triste tener que recurrir a palabras de otros pero mucho más no encontrarlas nunca” es muy cierta, pues me ha sucedido en varias ocasiones, es sorprendente leer obras que ponen en palabras lo que sientes y piensas pero que no podías definir. Espero sigas disfrutando de tus lecturas. Besos, nos leemos :-)

    Me gusta

    Responder
    • Si te gusta el estilo y los fragmentos no te han destrozado para mal, sí, merece la pena :D

      ¿Verdad? En parte encontrar las palabras supone un gran alivio. Me alegra ver que no soy a la única que le pasa. Siempre creo que todo el mundo tiene una capacidad increíble para expresar lo que se le pasa por la mente jajaja.

      Un beso!! ^^

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  3. Hola.

    El caso es que llegaron a mis ojos multitud de párrafos de este título que cumplieron su función informativa en su momento, pero jamás lo consulté ex profeso en toda su extensión. Es llamativo que obre en tu catálogo de referentes.

    Hay que ver las/os literatas/os la capacidad que tenéis para asumilar texto de terceros por el mero gusto de embriagarse mediante la palabra; ojalá pudiera uno dilatar el tiempo para poder permitirse ese lujazo. Lo echo de menos.

    Saludos… Naialma. (Bello nick, por cierto).

    Me gusta

    Responder
    • ¡Hola!

      Tampoco es un libro que pueda considerarse “de cabecera”. La mayoría se quedan con frases que ven por ahí. Yo soy un poco masoquista y me encantan este tipo de libros.

      Cuanto más leo, más me parece que no sé expresarme jajaja por eso recurro a los autores. Tener tiempo de sobra está bien… durante una temporada, luego es casi un castigo, por muchos libros que tengas. Pero espero que consigas dilatarlo un poco y disfrutar de estos pequeños grandes placeres :)

      Gracias por pasarte. (Sí, un juego de palabras salido casi por casualidad :))

      Me gusta

      Responder
  4. Ejem… [Donde dije ‘asumilar’ quise decir ‘asimilar’; últimamente no me va bien el teclado y, hasta que no lo cambie voy a seguir soltando algún que otro gambazo, cosa que me inquieta bastante; sorry.]

    Me gusta

    Responder
    • jajaja no te preocupes, lo había entendido ^_^ (pero también entiendo esa inquietud al ver una palabra mal escrita xD A ver si llega pronto un teclado nuevo :p)

      Me gusta

      Responder
  1. Blogs que recomiendo sin pestañear – Saltos en el Viento

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  • Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: