El club de los Etéreos

clubetereos

¿Qué tienen en común un Terrier de Yorkshire asesino a sueldo, un ama de casa que abronca fantasmas, una mujer cuya sombra le hace la vida imposible y un tipo al que todo el mundo odia al instante? Que todos ellos son Etéreos, personas (y perros) que han pagado a la misteriosa Éter por obtener dones aleatorios. Algunos salen mejor parados que otros.
Aniel Dominic nos trae ocho historias de Etéreos, ocho relatos en los que tener un gran poder no necesariamente conlleva una gran responsabilidad.

 

Impresión:

Si tuviese un smiley vacuno llorando de la risa sería, sin duda, el elegido para esta entrada.

Conocí el libro de esta autora dando tumbos por Facebook y de pura casualidad. La sinopsis me llamó mucho la atención. Tanto como para colarlo en la lista de libros pendientes y darle prioridad. Intuía que me iba a encontrar historias raras y un tanto bizarras pero no que me iba a reír tanto. Bueno, para ser sincera, me reí mentalmente. Lo cual es todo un logro teniendo en cuenta que cuando a lectura se refiere, soy de risa difícil y de carcajada casi imposible (sólo Pratchett lo ha conseguido). Y con «El club de los Etéreos» me he reído mucho.

Consta de ocho relatos con un nexo en común: Éter. Una chica que lleva transformándose (ya que reencarnar no es la palabra correcta) desde tiempos inmemoriales, siempre con habilidades especiales. Y esta vez, además, puede dar poderes aleatorios a las personas a cambio de dinero. La aleatoriedad y seres humanos da como resultado historias desternillantes, absurdas y con animales psicópatas parlanchines con un sentido del humor un tanto especial.

En las primeras páginas nos encontramos con Narita, una mujer embarazada a la que le sale un humo azul de la vagina antes de ponerse de parto. Empieza fuerte y se mantiene, más o menos, durante el resto de relatos.

Podría hablar de cada relato pero sería extenderme demasiado y es mejor que cada uno lo descubra por sí mismo. Aviso de que hay para todos los gustos: clones, kaijus, perros sicarios, gatos asesinos, un poder llamado Granoenelculo, fantasmas, etc. Ciencia-ficción a cascoporro y divertida. Otra cosa que me ha gustado mucho han sido todas las referencias, algunas más evidentes que otras.

Se ven claras influencias de Terry Pratchett y Christopher Moore. Sobre todo de este último pero en versión mejorada (lo siento, Moore, tú y yo seguimos sin hacer las paces). No es el colmo de la originalidad pero sí es perfecto para una tarde en la que se necesita una buena dosis de humor para superar el día.

Puntuación: 7/10

Anuncios
  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  • Anuncios