Lecturas 2018

El año nuevo está a la vuelta de la esquina y la mayoría ya hablan de las mejores/peores lecturas del año. Yo no haré un ranking porque como he tenido el blog muy abandonado (solo dos entradas este año), prefiero mostrar los libros que me han acompañado durante este 2018 y, de paso, que parezca que no he dejado el blog en el olvido.

Mares tenebrosos. Como toda antología de relatos, unos me han gustado más, otros menos. Pero recordemos que es Valdemar y suelen publicar calidad de la buena xD

Amor en tiempos de los dinosaurios (John Kessel).  No me entusiasmó. Entretiene, sin más.

El país de Invierno (Lara). La novela de una amiga que conocí a través del blog. Ojalá tenga suerte ^^

Mirror. El refugio de la montaña (Emma Ríos, Hwei Lim). A Emma Ríos ya la conocía y aquí me sorprendió con otro estilo y me gustó bastante, tanto el estilo de dibujo como la historia.

 

A balada do café triste (Carson McCullers). Le tenía muchas ganas a esta autora y no me decepcionó.

Tworki, el manicomio (Marek Bienczyk). Para ser sincera, apenas me acuerdo ya de esta historia. Sé que está ambientada en un manicomio real situado en Polonia, durante la Segunda Guerra Mundial y que me gustó. Ya xD

La sombra de las palabras (Efraim Suárez). Otra novela que debería estar en todas las librerías, bueno, en realidad cualquiera del autor, pero todavía no… cruzaremos los dedos para que el 2019 sea el año en el que todos podáis leer cualquiera de sus historias.

La pequeña forastera (Nagabe). He leído los cuatro primeros volúmenes a lo largo del año pero solo voy a poner esta portada para no alargar todavía más la entrada. Las ilustraciones, la forma en la que está narrado y, todo en general, me gustó mucho. Se suponía que acabaría con el cuarto pero el octubre pasado sacaron otro más al que le echaré mano próximamente.

 

La lógica de lo absurdo (R. R. López). Mi opinión está en el blog, dos entradas más abajo :p

La esfera negra y otros cuentos (Gustav Meyrink). Uno de esos autores que tenía pendientes desde hacía mil años y esta recopilación me gustó mucho. El año que viene supongo que leeré su mítico Golem.

Black Holes (Borja González). Uno de los descubrimientos del año. El detalle de que los personajes no tengan los rasgos faciales dibujados, me encantó. Me gustó mucho, aunque se me hizo corto.

Hilos de ambición (Efraim Suárez). Hay dos reseñas este año en el blog, la segunda y última es sobre esta novela ;D

Neonomicón (Alan Moore). Tengo sentimientos encontrados xD Por un lado me ha gustado pero por otro… no sé, me parece que hay escenas que aunque en otros libros me gusten, aquí me parecieron bastante gratuitas.

El olmo del cáucaso y otras historias (Jirō Taniguchi, Ryuichiro Utsumi). No voy a decir que haya sido una pequeña decepción al no haberme dado el bajón esperado xD Porque la verdad es que la mayoría de las historias están muy bien y reflejan la cultura y la manera de afrontar las cosas de los japoneses.

Historia universal de la infamia (Jorge Luis Borges). Una colección de relatos, todos basados en crímenes reales. Perfecto para momentos en los que no hay mucho tiempo.

El puente sobre el río del Búho (Ambrose Bierce). Este libro me acompañó durante varios descansos para comer en el trabajo. Ya lo tengo un poco diluído por la memoria pero sé que la mayoría de los relatos me gustaron.

 

Diario de un resurreccionista (James Blake Bailey). El diario en sí no tiene mucha chicha pero merece la pena por todo el estudio que le precede, con fotos de útiles que usaban e ilustraciones de libros de la época.

Las intermitencias de la muerte (José Saramago). Otro que tengo bastante olvidado. Solo recuerdo que me aburrió un poco y fue una pequeña decepción.

The Sandman Vol.1 Preludios y Nocturnos (Neil Gaiman). Ha sido una de las pocas relecturas que he hecho este año. Mi intención era releer toda la saga pero no he podido. Si no lo habéis leído, no sé a qué estáis esperando.

La casa de hojas (Mark Z. Danielewski). Ha sido una de las mejores lecturas del año, sin duda alguna. Flojea un poquillo al final pero merece mucho la pena por la historia y, sobre todo, por la forma en la que está maquetada. Te sumerge más fácilmente.

O inferno de Marta (Pasqual Alapont). Tenía curiosidad por un par de detalles pero ha pasado por mi vida sin pena ni gloria, lo esperado, vaya.

La verdad (Terry Pratchett). Otra relectura. Tuve unas semanas jodidas en las que necesitaba volver a Mundodisco y, además, tenía ganas de releer este porque era el apropiado.

Memorias del subsuelo (Fiódor Dostoyevski). Me costó al principio y eso no podía ser tratándose de “mi Dosto” xD pero la verdad es que a partir de la segunda parte ya lo leí del tirón y a gusto.

El jardín de infancia (Geoff Ryman). Todavía me sigo preguntando por qué está tan olvidada y casi nadie habla de esta gran historia de ciencia-ficción.

Monstress, Vol.1 y Vol.2 (Marjorie Liu, Sana Takeda). Quizá fuera por todas las buenas críticas que había leído sobre esta historia pero… no sé, creía que me iba a gustar más. La recomiendo, sí, pero me dejó un tanto meh.

El monte de las ánimas (Gustavo Adolfo Bequer). Halloween, después de trabajar más de 12 horas. Necesitaba un relato corto y acorde a esa noche.

La llamada de Cthulhu / El ser en el umbral (H. P. Lovecraft). Relatos que ya he leído hace años pero aprovechando que me regalaron esta edición con ilustraciones, los volví a leer. ¿Qué voy a decir de Lovecraft que no haya dicho ya? :D

Metrópolis (Thea Von Harbou). Es una de mis películas favoritas y merecía unas collejas por no haber leído la novela a estas alturas de la vida xD A pesar de alguna parte un tanto pesada, no decepcionó.

El alienista (Caleb Carr). Llevaba en mi estantería un par de años y, aprovechando que me habían hablado bien de la adaptación a la pequeña pantalla, decidí leerlo antes. Creía que iba a ser un «ni fu ni fa» y con el paso de las páginas me fue enganchando más y gustando mucho. La serie también está bien.

Retorno de las estrellas (Stanisław Lem). A ver, no es «Solaris» pero no está nada mal. También tiene sus momentos de reflexión.

Nick Cave, mercy on me (Reinhard Kleist). Si no conoces al que da título al libro, no tiene mucho sentido que lo leas. Tiene momentos muy locos, muy de rallada mental y eso… está genial xD Me da a que por mucho que digan que hay mucha ficción, no dista tanto de la realidad.

Y hasta aquí mis lecturas del 2018. No han sido muchas porque he pasado temporadas intermitentes sin apenas tiempo libre. He dejado fuera algunas relecturas y cuentos que no están disponibles pero, aún así, no paso mucho de los 40 leídos.

Anuncios

Hilos de ambición

Alcanzado el rango de Rey, Federico I Hohenstaufen se encuentra en una encrucijada de poderes a los que no está dispuesto doblegarse. Por una parte, su propia familia parece ser un nido de víboras cuya única intención es la de destruirse mutuamente; por otro lado, el papado, que intenta explotar al nuevo monarca con una promesa que nunca llega: la de ser coronado Emperador; y en el centro de todo, Arnaldo de Brescia, un filósofo acusado de herejía cuya vida, de ser entregada a las fuerzas papales, podría encumbrarle hasta lo más alto.

Unidos por la necesidad, ambos personajes (Arnaldo y Federico) entablan una relación de amistad basada en una única verdad: que pasado el poco tiempo del que disponen, el filósofo será entregado a las autoridades para su ejecución. Debido a esto, Federico descubre que puede abrirse ante aquel anciano, narrándole los hechos que le han llevado hasta ese punto, las vidas y las muertes de sus seres queridos y sus propios miedos y decepciones.

Arnaldo, convertido en un mero objeto de cambio, se ve envuelto en una red de conspiraciones cuyas finalidades son bien distintas, la coronación del nuevo emperador o, por el contrario, la caída de toda su familia.

Impresión: 

¿Por qué resulta tan complicado escribir sobre algo que nos gusta tanto? Al menos a mí me pasa. Ya sea un disco, una película, un cuadro o, en este caso, una novela. Temo que cuando se repartió la Capacidad de Expresión, se fue toda para el lado de las Blasfemias.

Con esto, básicamente, lo que quiero decir es que mis palabras no le harán justicia a «Hilos de ambición».

No es la primera novela que leo del autor pero sí la primera que me daba un poco de respeto leer porque la novela histórica se me suele hacer un tanto pesada y me cuesta entrar en ella.

Creo que me di cuenta de que estaba enganchada cuando empecé el segundo capítulo. Me la leí en dos tardes. Un 20% la primera y un 80% la segunda. Así de metida estaba en la historia de Arnaldo de Brescia. Bueno, en la suya y en la del resto de personajes que protagonizan y pululan por ella. No sabía mucho, por no decir nada, sobre Federico I de Hohenstaufen (Barbarroja), Enrique «El león», etc. ni de la época en la que vivieron y ha sido genial conocerla de la mano de Efraim Suárez porque tiene una capacidad especial para contar cualquier cosa de una forma muy interesante y sin hacerse pesada.

Y es que es uno de esos pocos casos en los que se junta una buena historia con una calidad literaria impresionante. Leer, no solo esta, sino cualquier novela suya, es una delicia para el cerebro. A veces recuerda a esos autores de antaño que escribían cuidando hasta el más mínimo detalle, donde cada frase parece haber nacido de una caricia hecha a las palabras, al lenguaje. Es algo muy difícil de encontrar en la literatura actual. Aunque eso ya es otro tema.

Volvamos a «Hilos de ambición».

Tiene ese estilo característico de la novela histórica pero sin esa pesadez y sin esa maraña que suele formarse con tantos datos y con tantos personajes. Aquí se diferencia cada hilo (ja-ja), gracias a lo cual puedes pasearte por ellos sin perderte, disfrutando de las historias que cuentan unos y otros, pensando en si este o aquel dicen la verdad, si van a acabar traicionando o mantendrán su palabra.

Sin cabos sueltos, sin capítulos flojos o aburridos, queriendo avanzar y a la vez no porque no quieres despedirte de los personajes.

Si tenéis la oportunidad, no lo dudéis, leedlo.

Puntuación: 8/10

Diferencia

Si no somos más que una extensión de su voluntad, y su criterio marca todas las pautas de nuestra existencia, pasada, presente y futura, ¿qué somos? ¿juguetes? ¿Qué diferencia existe entonces entre un hombre y un muñeco al que un niño imagina teniendo vida y llevando a cabo actos que solo responden a su voluntad?

– Skoptsy, Efraim Suárez

Eternidad

Imagine por un momento que el ser humano dispusiese de una vida eterna, que la muerte, al menos natural, no fuese un problema. ¿Qué cree que ocurriría? No dejé que contestara, adelantándome . Que perfeccionaría el arte de hacer el mal al prójimo. Un hombre eterno sería enteramente malvado, pues no poseería esas limitaciones morales que el miedo al castigo superior nos impone.

Dyfen, Efraim Suárez

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  • Anuncios