Hasta la última suela

«Cuando por un sitio no se puede pasar, hay que pasar. Se trata precisamente de eso». En esa frase de Albert Mummery, casi a modo de proverbio, se cifra el impulso inevitable que empuja a los seres humanos a adentrarse en las montañas.

Los cinco relatos que componen Hasta la última suela, buscan explicar ese mismo impulso, pero son además un apasionado canto a todas aquellas personas que se lanzan pendiente arriba, con el único objetivo de alcanzar el sueño inútil de una cumbre o una escalada de dificultad.

Impresión:

De Gabriel Rodríguez García había leído otro libro de relatos (entrada aquí), el cual me había gustado mucho y por eso tenía curiosidad y ganas de leer algo más del autor. Y no me ha defraudado.

Me han gustado los cinco relatos. Cada uno tiene un no-sé-qué especial. Quizá sean los personajes, las historias en sí, el modo de narrarlo o todo a la vez pero no hay ninguno que me haya parecido flojo. Aunque siempre recordaré el comienzo de «Here Comes The Sun»:

No me gustaría ser malinterpretada si digo que mi hermano es un poco gilipollas; lo digo porque creo que todos los hermanos mayores son un poco gilipollas cuando ejercen como hermanos mayores y no porque crea que el mío sea especialmente gilipollas. Es gilipollas dentro de lo normal, podríamos decir.

También me agradaron los diferentes tonos, ritmos y lenguaje que tienen entre sí los relatos. Todos distintos pero con un nexo común: la montaña y las personas apasionadas por escalarlas.

Se nota que el autor es un escalador experimentado. No solo por el uso de los términos —fáciles de entender para los que no estamos metidos en este mundillo—, sino por todo el conocimiento y pasión que desprenden sus palabras.

Puntuación: 7/10

Anuncios

Maestro, extráigame la piedra.

portada-maestro

Si bien los veintidós relatos que componen Maestro, extráigame la piedra se desarrollan en escenarios de lo más variopinto (una estación espacial soviética, una isla con un naúfrago, un pueblo del oeste, un castillo medieval o una tribu africana entre otros), todos tienen en común estar protagonizados por lunáticos, hipócritas o majaderos en grado sumo. Como si de una inyección intravenosa de sarcasmo se tratara, Gabriel Rodríguez García consigue despertar al cínico que todos llevamos dentro.

52º premio Fundación Monteleón Libro de Cuentos 2014

 

Impresión:

Pero lo que me llamó la atención de este libro no ha sido eso, nunca baso mis lecturas en los premios que han recibido, de hecho, no suelo fijarme; no. Lo que me ha llamado la atención, aparte de la sinopsis ha sido:

“Maestro, extráigame la piedra,
mi nombre es Lubber Das”
es la inscripción que aparece en Extracción de la piedra de la locura, de El Bosco.
Una extendida creencia de la época decía que los idiotas y los locos tenían una piedra en la cabeza y que su extirpación era el único camino para recuperar la sensatez. Lubber Das era la personificación de la estupidez.

Y es que a mí me atraen los personajes (y personas) un tanto chiflados, “originales”, excéntricos, etc. Lo que la sociedad llama bichos raros o que consideran que esto o lo otro son pequeños trastornos mentales.

Todos sabemos que en un libro de relatos nos vamos a encontrar unos que nos gusten más que otros.

Confieso que a veces no sabía muy bien qué personaje era el loco y cuál el cuerdo. Quizá sea porque suelo empatizar/comprender mejor a los bichos raros.

No empezamos bien, aunque la culpa no ha sido del relato («Jack, Molly, etc») sino de mis gustos personales. No suele atraerme la ambientación en el Oeste americano, en la época de la fiebre del oro, los saloons y todo eso. Pero también he de decir que lo que es la historia sí me ha gustado.

En los 21 relatos restantes no encontré más ambientaciones que suela evitar, así que ha sido genial. El estilo de narración y vocabulario también me ha gustado. Historias plagadas de humor negro y sarcasmo.

Algunos, como por ejemplo «El seductor», cuentan con detalles siniestros pero no pude evitar reír por esas soluciones que encuentran los protagonistas a las ironías de la vida.

«Almacenes Macario» me ha fascinado por la capacidad de decir tanto sobre la sociedad usando solamente carteles listando los productos a la venta.

Personajes entrañables en «Por una cabeza», «Sois los mejores amigos del mundo», «Viernes y yo» y «Vida Social». Este último me ha llamado mucho la atención porque cuenta la historia de un chaval nada interesado en las relaciones sociales pero se inventa una vida llena de compromisos para agradar a su pobre madre.

«Los revolucionarios somos así» representa a la perfección la época actual, donde muchos creen que con hacer una pintada (o firmar peticiones online) basta para cambiar el mundo y deja la conciencia tranquila para ver un partido en la tele.

Bueno, no me voy a enrollar más comentando relato a relato. Merece la pena darle una oportunidad, es por eso también que he decidido ponerlo en el reto de Viajar Leyendo.

Además, la edición mola. El tipo de papel y la tipografía empleada ofrecen una lectura realmente cómoda. Sonará a tontería pero es algo a lo que le doy la importancia justa y que luego me ayuda a disfrutar más de la lectura. Me ha gustado el dibujo de las pinzas seguidas de las tres primeras hojas en las que vemos la imagen de la portada en distintas fases, teniendo el sombrero casi en la mano en la última imagen. Siempre se agradece que una edición cuide los detalles.

Puntuación: 9/10

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com