Lecturas 2018

El año nuevo está a la vuelta de la esquina y la mayoría ya hablan de las mejores/peores lecturas del año. Yo no haré un ranking porque como he tenido el blog muy abandonado (solo dos entradas este año), prefiero mostrar los libros que me han acompañado durante este 2018 y, de paso, que parezca que no he dejado el blog en el olvido.

Mares tenebrosos. Como toda antología de relatos, unos me han gustado más, otros menos. Pero recordemos que es Valdemar y suelen publicar calidad de la buena xD

Amor en tiempos de los dinosaurios (John Kessel).  No me entusiasmó. Entretiene, sin más.

El país de Invierno (Lara). La novela de una amiga que conocí a través del blog. Ojalá tenga suerte ^^

Mirror. El refugio de la montaña (Emma Ríos, Hwei Lim). A Emma Ríos ya la conocía y aquí me sorprendió con otro estilo y me gustó bastante, tanto el estilo de dibujo como la historia.

 

A balada do café triste (Carson McCullers). Le tenía muchas ganas a esta autora y no me decepcionó.

Tworki, el manicomio (Marek Bienczyk). Para ser sincera, apenas me acuerdo ya de esta historia. Sé que está ambientada en un manicomio real situado en Polonia, durante la Segunda Guerra Mundial y que me gustó. Ya xD

La sombra de las palabras (Efraim Suárez). Otra novela que debería estar en todas las librerías, bueno, en realidad cualquiera del autor, pero todavía no… cruzaremos los dedos para que el 2019 sea el año en el que todos podáis leer cualquiera de sus historias.

La pequeña forastera (Nagabe). He leído los cuatro primeros volúmenes a lo largo del año pero solo voy a poner esta portada para no alargar todavía más la entrada. Las ilustraciones, la forma en la que está narrado y, todo en general, me gustó mucho. Se suponía que acabaría con el cuarto pero el octubre pasado sacaron otro más al que le echaré mano próximamente.

 

La lógica de lo absurdo (R. R. López). Mi opinión está en el blog, dos entradas más abajo :p

La esfera negra y otros cuentos (Gustav Meyrink). Uno de esos autores que tenía pendientes desde hacía mil años y esta recopilación me gustó mucho. El año que viene supongo que leeré su mítico Golem.

Black Holes (Borja González). Uno de los descubrimientos del año. El detalle de que los personajes no tengan los rasgos faciales dibujados, me encantó. Me gustó mucho, aunque se me hizo corto.

Hilos de ambición (Efraim Suárez). Hay dos reseñas este año en el blog, la segunda y última es sobre esta novela ;D

Neonomicón (Alan Moore). Tengo sentimientos encontrados xD Por un lado me ha gustado pero por otro… no sé, me parece que hay escenas que aunque en otros libros me gusten, aquí me parecieron bastante gratuitas.

El olmo del cáucaso y otras historias (Jirō Taniguchi, Ryuichiro Utsumi). No voy a decir que haya sido una pequeña decepción al no haberme dado el bajón esperado xD Porque la verdad es que la mayoría de las historias están muy bien y reflejan la cultura y la manera de afrontar las cosas de los japoneses.

Historia universal de la infamia (Jorge Luis Borges). Una colección de relatos, todos basados en crímenes reales. Perfecto para momentos en los que no hay mucho tiempo.

El puente sobre el río del Búho (Ambrose Bierce). Este libro me acompañó durante varios descansos para comer en el trabajo. Ya lo tengo un poco diluído por la memoria pero sé que la mayoría de los relatos me gustaron.

 

Diario de un resurreccionista (James Blake Bailey). El diario en sí no tiene mucha chicha pero merece la pena por todo el estudio que le precede, con fotos de útiles que usaban e ilustraciones de libros de la época.

Las intermitencias de la muerte (José Saramago). Otro que tengo bastante olvidado. Solo recuerdo que me aburrió un poco y fue una pequeña decepción.

The Sandman Vol.1 Preludios y Nocturnos (Neil Gaiman). Ha sido una de las pocas relecturas que he hecho este año. Mi intención era releer toda la saga pero no he podido. Si no lo habéis leído, no sé a qué estáis esperando.

La casa de hojas (Mark Z. Danielewski). Ha sido una de las mejores lecturas del año, sin duda alguna. Flojea un poquillo al final pero merece mucho la pena por la historia y, sobre todo, por la forma en la que está maquetada. Te sumerge más fácilmente.

O inferno de Marta (Pasqual Alapont). Tenía curiosidad por un par de detalles pero ha pasado por mi vida sin pena ni gloria, lo esperado, vaya.

La verdad (Terry Pratchett). Otra relectura. Tuve unas semanas jodidas en las que necesitaba volver a Mundodisco y, además, tenía ganas de releer este porque era el apropiado.

Memorias del subsuelo (Fiódor Dostoyevski). Me costó al principio y eso no podía ser tratándose de “mi Dosto” xD pero la verdad es que a partir de la segunda parte ya lo leí del tirón y a gusto.

El jardín de infancia (Geoff Ryman). Todavía me sigo preguntando por qué está tan olvidada y casi nadie habla de esta gran historia de ciencia-ficción.

Monstress, Vol.1 y Vol.2 (Marjorie Liu, Sana Takeda). Quizá fuera por todas las buenas críticas que había leído sobre esta historia pero… no sé, creía que me iba a gustar más. La recomiendo, sí, pero me dejó un tanto meh.

El monte de las ánimas (Gustavo Adolfo Bequer). Halloween, después de trabajar más de 12 horas. Necesitaba un relato corto y acorde a esa noche.

La llamada de Cthulhu / El ser en el umbral (H. P. Lovecraft). Relatos que ya he leído hace años pero aprovechando que me regalaron esta edición con ilustraciones, los volví a leer. ¿Qué voy a decir de Lovecraft que no haya dicho ya? :D

Metrópolis (Thea Von Harbou). Es una de mis películas favoritas y merecía unas collejas por no haber leído la novela a estas alturas de la vida xD A pesar de alguna parte un tanto pesada, no decepcionó.

El alienista (Caleb Carr). Llevaba en mi estantería un par de años y, aprovechando que me habían hablado bien de la adaptación a la pequeña pantalla, decidí leerlo antes. Creía que iba a ser un «ni fu ni fa» y con el paso de las páginas me fue enganchando más y gustando mucho. La serie también está bien.

Retorno de las estrellas (Stanisław Lem). A ver, no es «Solaris» pero no está nada mal. También tiene sus momentos de reflexión.

Nick Cave, mercy on me (Reinhard Kleist). Si no conoces al que da título al libro, no tiene mucho sentido que lo leas. Tiene momentos muy locos, muy de rallada mental y eso… está genial xD Me da a que por mucho que digan que hay mucha ficción, no dista tanto de la realidad.

Y hasta aquí mis lecturas del 2018. No han sido muchas porque he pasado temporadas intermitentes sin apenas tiempo libre. He dejado fuera algunas relecturas y cuentos que no están disponibles pero, aún así, no paso mucho de los 40 leídos.

Anuncios

Solaris

Solaris

 

Kris Kelvin acaba de llegar a Solaris. Su misión consiste en esclarecer los problemas de conducta de los tres tripulantes de la única estación de observación situada en el planeta. Solaris es un lugar peculiar: no existe la tierra firme, únicamente un extenso océano dotado de vida y, presumiblemente, de inteligencia. Mientras tanto, se encuentra con personas que no deberían estar allí.

 


Impresión: cow-dead

Solaris era, para mí, el típico libro que conocía desde siempre pero que por unas cosas o por otras y sin ningún motivo en particular, quedaba en el olvido. Hasta que en la misma semana me lo recomendaron dos personas y pensé que era una buena excusa para, al menos, escribir su nombre en un papel, juntarlo con unos cuantos más que tengo ganas de leer y dejar elegir al azar. El último en llegar y el primero en salir.

El hombre se había lanzado al descubrimiento de otros mundos y otras civilizaciones, sin haber explorado íntegramente sus propios abismos, ese laberinto de oscuros pasadizos y cámaras secretas, sin haber penetrado en el misterio de las puertas que él mismo ha condenado.

No sabía muy bien con qué me iba a encontrar y me ha encantado esa mezcla de ciencia-ficción y terror, pero no un terror de dar sustos, no… uno más primario. Incluso hay partes que las metería dentro de la metafísica, sin ser una entendida en la materia (y corregidme si me equivoco).

Pero dejo las etiquetas y voy a lo que de verdad importa: La novela en sí.

Empieza muy bien, con una escena potente que nos da una pista de cómo nos sentiremos a lo largo del libro. Al estar narrado por Kelvin es fácil sentirse parte de él desde el principio y adoptar todas sus dudas. En las primeras conversaciones con Snaut, donde éste se pone en modo críptico y en plan “ya lo descubrirás”, admiré la tranquilidad de Kelvin.  Con la llegada de Harey nos inundan todavía más dudas, más ganas de saber qué pasa en (o qué es) Solaris. Y también vemos la parte más humana de Kelvin. Hubo escenas y diálogos con ella que me dejaron bastante tocada. A medida que pasaba las páginas iba teniendo alguna teoría sobre los “visitantes” pero enseguida se iba al garete. Sartorius es quizá el personaje más misterioso. Aparece poco pero me ha parecido importante para la historia.

(…) ¿Te han enviado para torturarme o para hacerme feliz, o eres tan sólo un instrumento que ignora su función y del que se sirven para examinarme como a través de un microscopio? Quizá estás aquí para mostrarme amistad, como un castigo sutil, o como una burla. Quizá eres todo a la vez, o quizá, y es lo más probable, algo muy diferente. (…)

Es un libro que, aunque no llega a las 300 páginas, hay que cogerlo con ganas y ánimo. No tiene partes ligeras. Todas tienen algo que te mantiene el cerebro en alerta. Los escritos que lee Kelvin sobre Solaris son densos y técnicos, aun así los he disfrutado. Los mimoides y las simetríadas tienen algo que engancha xD
Y las partes en las que el lector no tiene muy claro si son oníricas o realidad, también están genial. Sobre todo porque poco a poco vamos descubriéndolo.

Aun en sueños, y disfrutando de buena salud, hablamos con desconocidos, les hacemos preguntas, y escuchamos las respuestas. Además, aunque nuestros interlocutores sean en realidad creaciones de nuestra propia actividad psíquica, desarrolladas mediante un proceso seudoindependiente, mientras esos interlocutores no nos han hablado, ignoramos qué frases nos dirán. Y sin embargo, esas frases han sido formuladas por una parte distinta de nuestra mente: tendríamos que conocerlas en el instante mismo en que las pensamos para ponerlas en los labios de criaturas ficticias.

Lo que más me ha gustado y por lo que lo recomendaría casi a cualquier persona, es que haga reflexionar tantísimo sobre lo que significa el Ser Humano. Y es que gracias a la existencia del océano de Solaris y la aparición de los “visitantes” hacen que se planteen si realmente es la inteligencia y la voluntad lo único que nos hace humanos. Los sentimientos que a veces parece que van por un lado distinto de la razón, también tienen su peso.

(…) La Tierra es de un tipo común: ¡la hierba del universo! Y nos vanagloriamos de esa universalidad. No imaginamos que pueda haber algo muy distinto, y con esta idea partimos hacia otros mundos. ¿Y qué haremos con esos otros mundos? Dominarlos o que ellos nos dominen: ¡No hay otra idea en nuestros patéticos cerebros! Ah, cuánto esfuerzo inútil.

El final es un tanto extraño. No es que esperase una gran frase reveladora ni al típico personaje contándonos al detalle lo que ha pasado y por qué, para nada. Pero… no sé, no sabría definir cómo he sentido el final. A lo mejor es que es demasiado intelectual para mí xD

Resumiendo: Un clásico de la ciencia-ficción que a pesar de que pueda estallarte la cabeza, merece mucho la pena.

Puntuación: 8/10

  • Archivos

  • Categorías

  • Sobre mí

    Soy de Überwald. Comparto alguna cualidad con Grenouille, siento demasiada empatía hacia Gregor Samsa y Herman Hesse sabe agitar mis demonios interiores. Quiero a Cthulhu como animal de compañía.

    theunseenbooks@gmail.com

  • ¿Has leído alguno de los libros que comento? ¿No has visto tu libro favorito de un autor mencionado y quieres recomendármelo? ¿Te ha gustado (o todo lo contrario) una entrada? ¡Escribe sin miedo! Todos los comentarios son bien recibidos.

    Guardar

  • Follow The Unseen Books on WordPress.com
  • Anuncios